La adicci贸n es la actividad compulsiva y la implicaci贸n excesiva en una actividad espec铆fica. La actividad puede ser el juego o puede referirse al uso de casi cualquier sustancia, como una droga. Las drogas pueden causar dependencia psicol贸gica o bien dependencia psicol贸gica y f铆sica.

La dependencia psicol贸gica se basa en el deseo de continuar tomando una droga por placer o para reducir la tensi贸n y evitar un malestar. Las drogas que producen dependencia psicol贸gica act煤an en el cerebro y tienen uno o m谩s de los siguientes efectos:

– Reducir la ansiedad y la tensi贸n.

– Causar alegr铆a, euforia u otros cambios placenteros del humor.

– Provocar impresi贸n de aumento de capacidad mental y f铆sica.

– Alterar la percepci贸n.

La dependencia psicol贸gica puede ser muy poderosa y dif铆cil de superar. Es particularmente frecuente con las drogas que alteran el humor (y las sensaciones) y que afectan al sistema nervioso central.

Para los adictos, la actividad relacionada con las drogas llega a ser una parte tan grande de la vida diaria que la adicci贸n interfiere generalmente con la capacidad de trabajar, estudiar o de relacionarse normalmente con la familia y amigos. En la dependencia grave, los pensamientos y las actividades del adicto est谩n dirigidas predominantemente a obtener y tomar la droga. Un adicto puede manipular, mentir y robar para satisfacer su adicci贸n. Los adictos tienen dificultades para abandonar la droga y a menudo vuelven a ella tras per铆odos de abstinencia.

Algunas drogas causan dependencia f铆sica, pero 茅sta no se acompa帽a siempre de dependencia psicol贸gica. Con las drogas que causan dependencia f铆sica, el cuerpo se adapta a ellas cuando se usan de modo continuado, conduciendo a la tolerancia y a s铆ndrome de abstinencia cuando se deja de consumir. La tolerancia es la necesidad de aumentar progresivamente la dosis de una droga para reproducir el efecto originariamente alcanzado por dosis menores. El s铆ndrome de abstinencia ocurre cuando se deja de tomar la droga o cuando los efectos de 茅sta son bloqueados por un antagonista. Una persona con s铆ntoma de abstinencia se siente enferma y puede tener muchos s铆ntomas, como dolor de cabeza, diarrea o temblores. La abstinencia puede provocar una enfermedad grave e incluso con riesgo vital.

El abuso de drogas implica m谩s que la acci贸n fisiol贸gica de las drogas. Por ejemplo, las personas con c谩ncer cuyo dolor se trata con opioides como la morfina durante meses o a帽os, casi nunca se vuelven adictas a narc贸ticos, aunque pueden desarrollar una dependencia f铆sica. Es decir, el abuso de drogas es un concepto definido principalmente por comportamientos disfuncionales y por la desaprobaci贸n social. Casi todas las sociedades a lo largo de su historia conocida han autorizado el uso de f谩rmacos psicoactivos, incluso los considerados perjudiciales. Las sustancias que alteran el humor, como el alcohol y las setas alucin贸genas desempe帽an un papel importante en algunos rituales religiosos. Algunas sociedades aceptan sustancias que otras no permiten. Las sociedades pueden admitir una sustancia y posteriormente rechazarla.

En algunos pa铆ses, el t茅rmino m茅dico abuso de sustancias se refiere a la disfunci贸n y a la desadaptaci贸n que conlleva el uso de drogas pero no a la dependencia. Habitualmente el abuso de drogas es la experimentaci贸n y uso para la propia satisfacci贸n de drogas ilegales, el uso de f谩rmacos legales no prescritos por el m茅dico para aliviar problemas o s铆ntomas y el uso de drogas hasta la dependencia. El uso de drogas ocurre en todos los grupos socioecon贸micos y afecta tanto a gente con alto nivel cultural y profesional como a personas con bajo nivel de estudios y sin empleo.

Aunque el abuso de drogas tiene efectos poderosos, el humor del adicto y el ambiente donde se toma la droga influyen significativamente en su efecto. Por ejemplo, una persona que se siente triste antes de beber alcohol puede estar m谩s triste a medida que el alcohol hace efecto. La misma persona puede estar alegre cuando bebe con amigos que se alegran bajo los efectos del alcohol. No es posible predecir cu谩l va a ser el efecto de una droga para cada persona y en cada situaci贸n.

C贸mo se desarrolla la dependencia a una droga es una cuesti贸n compleja y no aclarada. El proceso est谩 influido por las propiedades qu铆micas de la droga, sus efectos, la personalidad del adicto y otras condiciones predisponentes como la herencia y la presi贸n social. En particular, la progresi贸n desde la experimentaci贸n al uso ocasional y luego desde la tolerancia a la dependencia es poco conocida. Las personas con alto riesgo adictivo basado en su historia familiar no han demostrado tener diferencias biol贸gicas o psicol贸gicas en la forma de responder a las drogas, aunque algunos estudios indican que los alcoh贸licos pueden tener gen茅ticamente una respuesta disminuida a los efectos del alcohol.

Se ha prestado mucha atenci贸n a la llamada personalidad adictiva. Los adictos a menudo tienen baja autoestima, son inmaduros, f谩cilmente frustrables y tienen dificultad para resolver problemas personales y relacionarse con gente del sexo contrario. Los adictos pueden tratar de escapar de la realidad y han sido descritos como temerosos, introvertidos y deprimidos. Algunos tienen una historia de repetidos intentos de suicidio o de autolesiones. A los adictos se les ha descrito como personalidades dependientes, que tratan de encontrar un soporte en sus relaciones y que tienen problemas para cuidar de ellos mismos. Otros muestran rabia manifiesta e inconsciente y una expresi贸n sexual incontrolada; pueden usar las drogas para controlar su comportamiento. Sin embargo, la evidencia sugiere que, en general, estos signos emergen como resultado de una adicci贸n a largo plazo y no son necesariamente el resultado del abuso de drogas.

En ocasiones, los familiares o los amigos pueden comportarse de modo que permiten al adicto continuar abusando de las drogas o del alcohol; estas personas son consideradas codependientes (tambi茅n llamadas facilitadoras). Los codependientes pueden llamar enfermo al adicto o crear excusas para el comportamiento de la persona. Por ejemplo, un amigo puede decir: 鈥淧edro no ten铆a intenci贸n de atravesar el muro con el pu帽o; estaba simplemente un poco enojado porque el bar no ten铆a su cerveza favorita鈥. El codependiente puede suplicar al adicto que deje de tomar drogas o alcohol pero raramente hace algo m谩s para ayudarle a cambiar su conducta.

Un familiar o amigo que se preocupa deber铆a animar al adicto a dejar de tomar drogas y a entrar en un programa de tratamiento. Si el adicto renuncia a buscar ayuda, el familiar o el amigo puede en alg煤n caso amenazarle con dejar de estar en contacto con 茅l. Tal actitud parece hiriente pero puede ser coordinada con la intervenci贸n guiada de un profesional. 脡ste puede ser un m茅todo de convencer al adicto de que debe realizar cambios en su comportamiento.

Una mujer adicta embarazada expone a su feto a la droga. A menudo, aqu茅lla es reacia a admitir a m茅dicos y enfermeras que est谩 abusando de las drogas o del alcohol. El feto puede hacerse f铆sicamente dependiente. Poco despu茅s del parto, el reci茅n nacido puede experimentar un s铆ndrome de abstinencia grave o incluso mortal, sobre todo si los m茅dicos y enfermeras no han sido informados de la adicci贸n de la madre. Los ni帽os que sobreviven a la abstinencia pueden tener muchos otros problemas.

Finalmente, otra gran preocupaci贸n respecto a cualquier droga ilegal es que no siempre es lo que pretende ser. No existe control de calidad con las drogas ilegales y la mala calidad (grandes variaciones en los grados de potencia o incluso adulteraci贸n) representa un peligro a帽adido a su uso.