El origen de la depresi贸n es complejo, ya que en su aparici贸n influyen factores gen茅ticos, biol贸gicos y psicosociales.

Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparici贸n y el curso de la enfermedad. La psiconeuroinmunolog铆a ha evidenciado trastornos en el eje hipot谩lamo-hipofisario-adrenal relacionados con los neurotransmisores, as铆 como alteraciones inmunol贸gicas asociadas a citoquinas en el trastorno depresivo mayor (por ejemplo, se reducen el n煤mero de transportadores de serotonina en linfocitos de sangre perif茅rica de pacientes deprimidos). Esto parece apuntar a una fuerte relaci贸n entre la serotonina y el sistema inmune en esta patolog铆a.

Sin embargo, a煤n no se ha descubierto ninguna alteraci贸n biol贸gica estable y com煤n a todas las personas con depresi贸n, es decir, ning煤n marcador biol贸gico. Por esta raz贸n, estas alteraciones tambi茅n pueden ser interpretadas como correlatos biol贸gicos (correlaci贸n), pero no implica necesariamente una explicaci贸n del hipot茅tico s铆ndrome.

Algunos tipos de depresi贸n tienden a afectar a miembros de la misma familia, lo cual sugerir铆a que se puede heredar una predisposici贸n biol贸gica. En algunas familias la depresi贸n severa se presenta generaci贸n tras generaci贸n. Sin embargo, la depresi贸n severa tambi茅n puede afectar a personas que no tienen una historia familiar de depresi贸n.

Las personas con poca autoestima se perciben a s铆 mismas y perciben al mundo en forma pesimista. Las personas con poca autoestima y que se abruman f谩cilmente por el estr茅s est谩n predispuestas a la depresi贸n. No se sabe con certeza si esto representa una predisposici贸n psicol贸gica o una etapa temprana de la enfermedad.

Desde la psicolog铆a de conducta, se entender铆a que la autoestima y la depresi贸n suponen ambas descripciones de aprendizajes adquiridos, siendo la causa de la depresi贸n principalmente social, es decir, aprendida. Por ejemplo, la evitaci贸n y el condicionamiento han demostrado tener un papel fundamental en la adquisici贸n y mantenimiento de este problema.

En los 煤ltimos a帽os, la investigaci贸n cient铆fica ha demostrado que algunas enfermedades f铆sicas pueden acarrear problemas mentales. Enfermedades tales como los accidentes cerebro-vasculares, los ataques del coraz贸n, el c谩ncer, la enfermedad de Parkinson y los trastornos hormonales pueden llevar a una enfermedad depresiva. La persona enferma y deprimida se siente ap谩tica y sin deseos de atender sus propias necesidades f铆sicas, lo cual prolonga el periodo de recuperaci贸n. La p茅rdida de un ser querido, los problemas en una o en muchas de sus relaciones interpersonales, los problemas econ贸micos o cualquier situaci贸n estresante en la vida (situaciones deseadas o no deseadas) tambi茅n pueden precipitar un episodio depresivo. Las causas de los trastornos depresivos generalmente incluyen una combinaci贸n de factores gen茅ticos, psicol贸gicos y ambientales. Despu茅s del episodio inicial, otros episodios depresivos casi siempre son desencadenados por un estr茅s leve, e incluso pueden ocurrir sin que haya una situaci贸n de estr茅s.

En todo caso, la depresi贸n es descrita desde la medicina con una serie de s铆ntomas. As铆, cualquier problema psicol贸gico que cumpla esos criterios pudiera ser diagnosticable como depresi贸n. Ya sea un problema de neurodegeneraci贸n, ya sea aprendida, en todos los casos hablar铆amos del s铆ndrome. Si bien, el diagn贸stico m茅dico debe indicar si es de origen neuroanat贸mico, hormonal… o psicol贸gico. Debe aclararse a este aspecto que las hip贸tesis biol贸gicas anteriormente mencionadas se refer铆an al psicol贸gico; muy al p谩rrafo anterior, que se refer铆a a problemas neuroanat贸micos o endocrinos mejor conocidos, como por ejemplo los trastornos del tiroides.

Es decir, a煤n no se ha encontrado ning煤n marcador biol贸gico de la depresi贸n, de modo que ninguna de las alteraciones biol贸gicas atribuidas a la depresi贸n puede ser usada para el diagn贸stico de enfermedad.